La importancia de compartir el trabajo en la eficiencia laboral

La importancia de compartir el trabajo en la eficiencia laboral

El concepto de trabajo compartido

Una cosa que se ha vuelto cada vez más importante para muchas personas desde la pandemia es la flexibilidad. Los empleados tuvieron que reconsiderar su conciliación, y es por eso que las opciones de trabajo híbrido o remoto, así como el trabajo compartido, han cobrado protagonismo. El trabajo compartido es cuando dos empleados colaboran para cubrir un trabajo de tiempo completo. Es más común en el sector público, pero cada vez más organizaciones están empezando a ver sus beneficios también. El trabajo compartido permite a los empleadores obtener una combinación de habilidades, conocimientos y creatividad, mientras que los empleados mejoran su equilibrio entre el trabajo y la vida personal. pero como funciona? ¿Realmente vale la pena? Si estás pensando en crear un puesto de trabajo compartido o si tus empleados lo han solicitado, tendrás que analizar más de cerca este enfoque para tomar una decisión.

Tipos de modelos de trabajo compartido

Modelo gemelo

Cuando se trabaja con el modelo gemelo, los socios comparten responsabilidades iguales y realizan las mismas tareas. Trabajan en colaboración como equipo, se comunican al nivel óptimo y completan tareas y proyectos dentro de los plazos. Es como tener un clon, incluso si trabajan en días separados.

Modelo de islas

Con el modelo de isla, cada socio asume diferentes responsabilidades y realiza muchas tareas. Básicamente, dividen la carga de trabajo en función de las fortalezas y habilidades de cada persona. De esta manera, los individuos hacen contribuciones eficientes al equipo y no son evaluados por separado con respecto a sus proyectos o tareas.

Tiempo parcial

Este modelo implica dividir las tareas en días u horas específicas. Por ejemplo, alguien puede trabajar en el turno de la mañana mientras su colega se hace cargo del turno de la tarde. Pueden establecer su propio horario y hacer arreglos que se ajusten a las necesidades de ambos. La mejor parte es que siempre hay alguien disponible para trabajar en caso de una emergencia.

Estacional

El trabajo compartido estacional es más adecuado para los sectores del turismo y el comercio minorista, aunque podría resultar útil para muchas industrias. Según este modelo, los empleados se turnan durante las épocas de mayor actividad, como, por ejemplo, la temporada navideña. Un colega gestiona la carga de trabajo mientras el otro atiende a los clientes y viceversa.

Beneficios de compartir el trabajo en la eficiencia laboral

Productividad incrementada

Imagínese cuánto mejor es cuando las ideas y habilidades de dos personas se combinan para completar una tarea en el trabajo. Cuando dos compañeros de trabajo comparten las responsabilidades de un único rol, pueden aumentar significativamente la productividad de su equipo. Cada uno tiene diferentes fortalezas y debilidades, se complementan entre sí y cierran brechas de habilidades. Además, no sólo pueden dividir las tareas, finalizándolas rápidamente, sino también pensar colectivamente para resolver problemas. Y, dado que dos mentes piensan mejor que una, sus soluciones son más innovadoras y aportan nuevas perspectivas. Esto da como resultado menos errores, cumplimiento de plazos y lograr altas tasas de productividad.

Mejor equilibrio entre la vida personal y laboral

El trabajo compartido brinda a los empleados una ayuda cada vez que necesitan apoyo adicional en el trabajo. Su carga de trabajo a menudo puede volverse pesada, lo que hace que las personas se pierdan eventos familiares, cenas con amigos o sesiones de gimnasio debido a trabajar horas extras o simplemente por estar exhaustas. Pero cuando tienen un compañero de trabajo con quien compartir sus tareas, los profesionales no necesitan sacrificar su vida personal para afrontar sus responsabilidades. Esto significa que cada persona trabaja menos horas, sufre menos estrés y tiene más tiempo libre. Incluso en el caso de un evento inesperado, como una enfermedad, los colegas se sienten seguros al confiar en que su pareja se hará cargo de su trabajo.

Burnout reducido

Sus empleados a menudo trabajan incansablemente en proyectos, tratando de cumplir con los plazos, crear informes y responder correos electrónicos, todo al mismo tiempo. Trabajar sin parar sin nadie que le ayude a gestionar sus tareas es una receta para el agotamiento. El héroe inesperado, en este caso, es compartir el trabajo o dividir las responsabilidades entre dos personas. Cada persona trabaja a su propio ritmo y termina sus tareas a tiempo y sin presiones. Este modelo les permite realizar descansos frecuentes, contar con ayuda cuando la necesitan y así entregar resultados altamente eficientes, satisfaciendo tanto a la empresa como a sus clientes.

La retención de empleados

Compartir trabajos es una excelente manera de mantener felices y comprometidos a los mejores empleados en el trabajo. Muestra a los empleados que priorizas su comodidad y bienestar, aumentando su lealtad y satisfacción. Compartir el trabajo también es una excelente manera de ayudar a los empleados a hacer la transición a la jubilación. Al reducir su carga de trabajo a medida que se acerca la jubilación, pueden utilizar su experiencia para formar a los nuevos empleados y transmitir sus valiosos conocimientos. Tenga en cuenta que compartir puestos de trabajo aún no es una práctica común, por lo que establecer dichos puestos lo diferenciará de la competencia y mantendrá a los empleados a su lado a largo plazo.

Cómo implementar el trabajo compartido

Pautas

Antes de implementar este enfoque, es necesario reforzar la transparencia en todos los niveles de la organización. Desde la alta dirección hasta los miembros del personal, todos deben conocer sus responsabilidades, horarios y métodos de comunicación. Además, debe informar a los miembros del equipo cómo medirá su desempeño para garantizar que sus procesos sean justos y que nadie se sienta subestimado. De manera similar, debe alentar a los empleados a que ofrezcan sus comentarios para poder seguir mejorando su enfoque y asegurarse de que se adapte a toda la fuerza laboral.

Preocupaciones y desafíos

Ningún cambio se produce sin esfuerzo y sin sus dificultades, y es posible que enfrente resistencia por parte de gerentes y empleados. Tenga la seguridad de que hay formas de superar estos desafíos. Como se mencionó anteriormente, la comunicación abierta es importante, así que sea lo más transparente posible. No dude en programar reuniones para discutir su nuevo enfoque y abordar cada inquietud o idea errónea. Sin embargo, si necesita convencer aún más a los empleados, intente presentarles ejemplos de la vida real de empresas que implementaron con éxito el trabajo compartido.

Cultura de apoyo en el lugar de trabajo

Ninguna iniciativa tendrá éxito si no se establece una cultura empresarial de apoyo. El trabajo compartido, en particular, requiere un entorno donde los empleados colaboren libremente, disfruten de flexibilidad y se ayuden mutuamente a crecer. Pero, ¿cómo se puede lograr esto con la suficiente rapidez? Todo comienza con el liderazgo. Los líderes deben practicar una excelente comunicación y colaboración y, por lo tanto, convertirse en modelos a seguir para los empleados. Además, deberían aceptar acuerdos flexibles y ofrecer a los empleados el mayor apoyo posible, especialmente durante el período de prueba del trabajo compartido.

Conclusión

El trabajo compartido es una práctica revolucionaria y ofrece numerosos beneficios tanto a los empleadores como a los empleados. Sin embargo, es importante ser consciente de los desafíos que tenemos por delante, incluidos los problemas de comunicación y la progresión profesional limitada. Para que esto funcione, debes planificar todo adecuadamente y fomentar un ambiente de colaboración entre todos los niveles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio