Gestionar las diferencias generacionales en el lugar de trabajo

Gestionar las diferencias generacionales en el lugar de trabajo

Cerrando la brecha generacional dentro de sus equipos

La fuerza laboral actual representa una amplia gama de grupos de edad. Desde los 18 hasta los 78 años, cuatro generaciones diferentes trabajan juntas para lograr objetivos comunes. Un lugar de trabajo multigeneracional tiene que ver con los diferentes puntos de vista y experiencias de cada generación. Esta mezcla de personas cambia la forma en que trabajamos y colaboramos. Por ejemplo, los baby boomers suelen ser vistos como expertos en su campo, mientras que los empleados de la Generación Z suelen tener una habilidad especial para la tecnología, lo que les ayuda a generar nuevas ideas y enfoques. Si bien gestionar una fuerza laboral multigeneracional puede ser un desafío debido a valores contradictorios y perspectivas diferentes, también es una oportunidad para aprovechar las fortalezas de todos y lograr grandes cosas. Descubramos cómo gestionar las diferencias generacionales en el lugar de trabajo moderno y cómo animar a personas de todas las edades a unir fuerzas para lograr una dinámica de equipo más sólida.

Comprender las diferencias generacionales

Baby boomers

En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, de 1946 a 1964, se produjo un enorme aumento en el número de bebés nacidos, y así surgió la generación del baby boom. Estas personas crecieron en una época en la que trabajar duro y ser leal al trabajo eran particularmente importantes. Suelen creer en trabajar muchas horas y en la seguridad laboral, y valoran la familia, la comunidad y el deber. También les gusta retribuir y, a menudo, participan en obras de caridad. Aunque se han adaptado hasta cierto punto a la era digital, es posible que todavía prefieran hablar cara a cara en lugar de a través de plataformas en línea. Desafortunadamente, la gente a veces los estereotipa como adictos al trabajo que se resisten al cambio. Es importante reconocer y superar estos estereotipos para trabajar eficazmente con personas de todas las edades. La discriminación por edad y los prejuicios pueden provocar malentendidos y dificultar el trabajo en equipo.

Generación X

La Generación X, también conocida como personas nacidas entre mediados de los 60 y principios de los 80, es un grupo que puede adaptarse a cualquier situación. Esta generación se ha enfrentado a muchos acontecimientos históricos que la han hecho fuerte y flexible, como la Guerra Fría y el auge de las computadoras personales e Internet. Por lo general, son conocidos por ser prácticos e ingeniosos, ya que han experimentado recesión económica e incertidumbre, lo que les ayudó a desarrollar estas habilidades. La Generación X también es responsable de introducir la idea de equilibrio entre la vida laboral y personal y de apoyar la idea de que las personas no necesitan estar atrapadas en sus escritorios todo el día. Sin embargo, también existen ideas erróneas sobre ellos. Algunas personas piensan que no están comprometidas, son cínicas o no están dispuestas a adaptarse a las nuevas tecnologías. La verdad es que la Generación X aporta una gran experiencia y adaptabilidad y, a menudo, sirve como puente entre las generaciones mayores y más jóvenes.

Millennials

Nacidos entre principios de los 80 y mediados de los 90, los millennials son una generación de personas que crecieron en una época de tecnología rápida, Internet, teléfonos celulares y redes sociales, que luego se convirtieron en gran parte de sus vidas. Hoy en día, los millennials están presentes en toda la fuerza laboral y aportan sus atributos únicos a sus roles. A menudo se les llama los primeros «nativos digitales», ya que están familiarizados con la tecnología desde que eran niños. Además, normalmente quieren que su trabajo signifique algo y buscan trabajos que se alineen con sus valores. Los millennials tienden a trabajar en equipo y les encanta colaborar con personas de todos los ámbitos de la vida a pesar de las diversas diferencias generacionales. Aunque tienen multitud de rasgos positivos, esta generación suele tener mala reputación. Generalmente se piensa que tienen derechos y son adictos a la tecnología. Mucha gente también piensa que los millennials cambian de trabajo con demasiada frecuencia y no se esfuerzan por ganar los ascensos que suelen exigir. Por supuesto, esto está lejos de la verdad, ya que los millennials son un grupo demográfico fuerte en el mercado laboral.

Generación Z

Los miembros más jóvenes de la fuerza laboral pertenecen a la Generación Z. Nacieron entre mediados de los 90 y principios de los 2010. Esta es la primera generación que ha crecido en un mundo donde prevalece la tecnología. Apenas pueden recordar una época en la que no había Internet, teléfonos inteligentes ni redes sociales. Debido a su forma de crecer, los miembros de la Generación Z suelen aprender rápido y prefieren la comunicación digital y los métodos de aprendizaje electrónico. Como resultado, se vuelven ingeniosos y autosuficientes. Además, generalmente son expertos en tecnología, les encanta expresarse y buscan la inclusión. En consecuencia, tienden a inclinarse por empleadores que se preocupan por el medio ambiente y retribuyen a la comunidad. Son personas prácticas con ideas innovadoras pero que a menudo son criticadas. También pueden cambiar de trabajo con frecuencia, pero son leales una vez que encuentran un lugar de trabajo que se alinea con sus valores. A veces la gente dice que los miembros de la Generación Z son impacientes, demasiado idealistas y se distraen con facilidad. Sin embargo, otros podrían decir que son la generación más progresista y que aportan nuevas ideas.

Cómo navegar las diferencias generacionales

Cultura de inclusión

Una cultura inclusiva es el primer paso para promover la colaboración entre personas con diferencias generacionales. No importa la edad, todos deberían sentirse bienvenidos y valorados por su equipo. Después de todo, cada uno tiene sus propios antecedentes y experiencias únicas, y adoptarlas puede generar ideas más innovadoras. Pero, para lograrlo, es importante asegurarse de que todos se sientan cómodos. La creación de una cultura inclusiva comienza con el liderazgo. Como líder, no basta con decir: «Amamos la diversidad». También necesitas mostrarlo. Para empezar, puede organizar talleres y sesiones de capacitación para educar a su fuerza laboral sobre lo importantes que son estos asuntos para todos. Luego, se deben elaborar políticas claras e inclusivas, como programas de reconocimiento y beneficios, que atiendan a todos los grupos de edad. La inclusión se trata de crear un sentido de pertenencia, así que escuche a su gente y aborde de inmediato cualquier problema de discriminación por edad.

Comunicación efectiva

Escuchar, comprender y establecer conexiones son el epicentro de una comunicación eficaz entre generaciones. La clave aquí es la escucha activa. Dado que casi todos los lugares de trabajo tienen diferencias generacionales, la escucha activa hace que todos se sientan escuchados y respetados. Sin embargo, diferentes generaciones pueden preferir diferentes canales de comunicación. Por ejemplo, a los baby boomers les puede gustar reunirse cara a cara, la Generación X podría preferir los correos electrónicos y la Generación Z podría optar por la mensajería instantánea. Para satisfacer sus necesidades, asegúrese de que su equipo tenga acceso a diversas herramientas de comunicación, así como a materiales de capacitación sobre cómo utilizarlas de manera efectiva. Esto ayudará a los miembros de su equipo a colaborar de manera más eficiente y les mostrará que la empresa se preocupa por sus necesidades. Por último, anime a su equipo a mantener la mente abierta al hablar entre ellos. Juntos pueden lograr grandes cosas, pero para ello no deben tener miedo de expresar sus pensamientos e inquietudes.

Programas de formación y tutoría

Imagine a sus entusiastas empleados de la Generación Z proponiendo que su equipo utilice un nuevo software sobre el que han leído buenas críticas. Tras investigar, decide que es una buena idea, pero le preocupa que los baby boomers de su equipo se sientan reacios. Aquí es donde entra en juego la formación. Todos los días surgirán nuevas tecnologías e ideas, pero si capacita a su fuerza laboral de manera efectiva, se sentirán más preparados y preparados para aceptar los cambios. Además, pondrás fin a las desavenencias entre compañeros de diferentes generaciones. Otra forma de acercar a sus empleados experimentados a sus compañeros más jóvenes es a través de programas de tutoría. Durante estos, los miembros de la Generación X, por ejemplo, pueden compartir sus conocimientos con las generaciones más jóvenes, incluidos consejos y mejores prácticas relativas a sus funciones. De manera similar, los millennials pueden asesorar y capacitar a los baby boomers sobre las tendencias de la industria y cómo aprovechar la tecnología para sus necesidades diarias.

Conclusión

Una vez que conozca las características de cada generación que emplea, será menos difícil encontrar las estrategias adecuadas para gestionar las diferencias generacionales. No siempre es fácil lograr un lugar de trabajo que brinde apoyo, pero los consejos compartidos anteriormente pueden ayudarlo en sus esfuerzos. Aceptar la diversidad y mostrar respeto a todos los empleados de todos los grupos de edad es solo el primer paso para evitar malentendidos y crear un espacio seguro que fomente la productividad y la colaboración. Cada generación aporta un conjunto diferente de fortalezas y activos, así que permítales expresarse y notará que los miembros de su equipo prosperan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio