Día Internacional de la Educación: Fomento de sociedades inclusivas

Día Internacional de la Educación: Fomento de sociedades inclusivas

¿Cómo promueve la educación la inclusión y la aceptación?

Desde 2018, el 24 de enero se proclama Día Internacional de la Educación en honor a su poder para mantener la paz y apoyar el desarrollo de nuestras sociedades. Cuando es accesible a todos, la educación puede ayudar a los gobiernos a superar obstáculos, como la desigualdad de género y la distinción de clases. A pesar de su importancia, actualmente unos 250 millones de niños no asisten a escuelas de ningún tipo, mientras que 763 millones de adultos son analfabetos.

El Día Internacional de la Educación de este año, el sexto en orden, está dedicado a «aprender para una paz duradera», ya que un aumento de la discriminación, el racismo y el discurso de odio ha permeado nuestras vidas en línea y fuera de línea. Naciones Unidas confía en que una solución a este problema pasa por priorizar la educación para promover valores como la paz y la aceptación. En este artículo, analizamos las formas en que una educación accesible y equitativa puede ayudar a fomentar sociedades más inclusivas y que acepten la diversidad.

Cinco formas en que la educación apoya la aceptación y la inclusión

1. Fomento de la competencia cultural

Cuando la educación es accesible para todos, niños de todos los orígenes, religiones y culturas coexisten. Pero incluso cuando no hay una gran variedad cultural en un aula, los profesores aún pueden utilizar material multicultural para presentar diversas perspectivas y culturas. A medida que los niños quedan expuestos a estos diversos estímulos desde una edad temprana, desarrollan un sentido de competencia cultural, así como una mayor comprensión y aprecio por las personas con diferentes orígenes. Como resultado, será menos probable que sucumban a los prejuicios y el racismo en el futuro.

2. Desarrollar habilidades de pensamiento crítico

La base de un sistema educativo de alta calidad es enseñar a los niños cómo desarrollar y utilizar sus habilidades de pensamiento crítico. Esto implica no tomar la información al pie de la letra, sino evaluarla, cuestionar suposiciones, no sacar conclusiones precipitadas sin examinar los argumentos, y más. La falta de estas habilidades suele ser lo que ayuda a difundir información errónea y discursos de odio en línea y fuera de línea. El pensamiento crítico es el escudo más potente con el que podemos armar a los niños para asegurarnos de que sepan cómo reconocer y lidiar con noticias falsas y narrativas discriminatorias.

3. Introducción de la educación para la justicia social

La educación en justicia social es un enfoque que no se centra tanto en el avance académico sino en promover la conciencia y la comprensión de las cuestiones de justicia social. Enfatiza los ideales de igualdad, inclusión y justicia, asegurando así que los estudiantes estén atentos cuando se trata de injusticia, discriminación, prejuicios sistémicos y otros fenómenos presentes en nuestra sociedad. También puede actuar como una forma temprana de activismo, convirtiendo a los estudiantes en defensores de voces marginadas y miembros más activos de su comunidad. De esta manera, se convierten en el cambio positivo que necesitamos para superar los prejuicios y la desigualdad.

4. Promoción del diálogo y la comunicación

Otra cosa que la educación inclusiva puede hacer por los niños es crear un espacio seguro donde puedan tener lugar la comunicación y el diálogo abiertos. Al mantener conversaciones estructuradas y respetuosas en el entorno educativo, los niños pueden aprender a comunicarse eficazmente y a respaldar sus opiniones con argumentos, pero también a ser oyentes activos y ver las cosas desde el punto de vista de otra persona. Al desarrollar estas habilidades a una edad temprana, es más probable que los niños se conviertan en buenos comunicadores que practiquen la tolerancia y la aceptación en su vida cotidiana.

5. Enseñar inteligencia emocional

Muchas de las habilidades y virtudes que hemos mencionado en este artículo entran en juego en el campo de la inteligencia emocional, al que muchas veces no se le presta tanta atención como la excelencia académica y la inteligencia lógica. Sin embargo, para que el mundo sea un lugar mejor para las generaciones futuras, las personas necesitan más que un alto coeficiente intelectual y mucho conocimiento. Necesitan tener empatía, conciencia de sí mismos, autorregulación y habilidades sociales avanzadas para navegar las complejidades del mundo moderno. Darle a la inteligencia emocional el foco que merece es una medida preventiva crucial contra todo lo que nos impide alcanzar la igualdad y la inclusión.

Rompiendo las desigualdades con la educación

Cuando los estados y los gobiernos se esfuerzan por garantizar que la educación sea accesible para todos, también toman medidas serias para deconstruir los sistemas que promueven la desigualdad. Forman bases sólidas de aceptación, comprensión e inclusión que los niños llevan consigo a medida que crecen y se convierten en miembros activos de sus comunidades. En honor al Día Internacional de la Educación de este año, instamos a que se mejore la educación en todos los niveles, es decir, capacitando a los docentes, actualizando metodologías y materiales de aprendizaje y garantizando que las escuelas sean entornos seguros para todos los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio