Desgaste de empleados: 7 razones más comunes por las que los empleados renuncian

Desgaste de empleados: 7 razones más comunes por las que los empleados renuncian

¿Qué es el desgaste y cómo afecta a las organizaciones?

El desgaste describe la disminución gradual del tamaño de la fuerza laboral a medida que las organizaciones no logran cubrir los puestos después de que los empleados se van, y es un efecto directo de las altas tasas de rotación. El desgaste es perjudicial no sólo para el estado financiero de una organización sino también para su éxito a largo plazo. Cuando los empleados se van, las empresas pierden conocimientos y experiencia valiosos frente a sus competidores. Por lo tanto, los empleadores deben identificar las razones por las que los empleados renuncian a sus trabajos y estudiar las medidas que deben tomar para resolver estos asuntos.

Las 7 razones más comunes por las que los empleados renuncian a sus trabajos

1. Condiciones de trabajo insatisfactorias

La falta de medidas de seguridad, la inexistente seguridad laboral, las largas jornadas, los espacios de trabajo incómodos y una cultura tóxica son los principales factores que contribuyen a las malas condiciones laborales. Por ejemplo, alguien que trabaja continuamente horas extras sin compensación tiene más probabilidades de sufrir estrés y agotamiento. A menudo, los gerentes siguen presionando a los empleados para que vayan más allá de sus capacidades bajo la amenaza de despidos. El sesgo inconsciente es otro problema común que se suma a la cultura tóxica de una empresa. Las organizaciones que no elaboran políticas meticulosas y justas crean problemas de diversidad que impiden que ciertos empleados se sientan incluidos. Además, las empresas que no hacen lo que dicen crean confusión. Por ejemplo, podrían mencionar lo importante que es el equilibrio entre la vida laboral y personal, pero no promoverlo dentro de sus equipos.

2. Falta de desarrollo profesional

Las investigaciones revelaron que la razón más común por la que los empleados renuncian a sus trabajos es la falta de oportunidades de ascenso. Sentirse estancado y pasado por alto hace que el compromiso y la productividad de los empleados caigan drásticamente hasta que, finalmente, dejen sus puestos. Por otro lado, cuando las organizaciones discuten el crecimiento profesional y ofrecen a los empleados una multitud de opciones y oportunidades, expresan su agradecimiento y deseo de retenerlos. Las corporaciones que ofrecen programas de capacitación alientan a los empleados a desarrollar sus habilidades y, así, ser aún más eficientes en sus roles actuales. Además, les ayudan a desarrollar su verdadero potencial y a luchar por puestos más altos. Un mayor rendimiento y satisfacción tendrán efectos enormemente positivos en cualquier empresa.

3. Falta de reconocimiento

Un estudio reveló que el 85% de los empleados quiere escuchar las palabras «gracias» durante sus interacciones diarias con colegas y líderes. No obtener ningún reconocimiento o aprecio disminuye la moral, la motivación y la productividad. Por lo tanto, es más probable que los empleados renuncien a sus trabajos y pinten una imagen negativa de su empleador. En consecuencia, las empresas obtienen mala reputación y tienen dificultades para atraer y retener a los mejores talentos. Pero el reconocimiento no requiere únicamente que los gerentes elogien a los empleados; Los gerentes también ofrecen comentarios constructivos. Cuando los empleados reciben pautas y métodos de mejora, lo más probable es que trabajen duro para mejorar sus habilidades y lograr excelentes resultados. Por otro lado, cuando los gerentes no ofrecen ninguna ayuda ni mantienen controles regulares con los empleados, cualquier comentario negativo puede tomarlos desprevenidos.

4. Liderazgo deficiente

Los líderes que no desempeñan sus funciones de manera eficiente perjudican a una empresa tanto en los niveles superiores como inferiores. Cuando lideran sin claridad, dirección y organización, una empresa gasta sus recursos de manera ineficiente y se pasan por alto las oportunidades de crecimiento. No poder tomar buenas decisiones impide que cualquier organización se adapte a los cambios externos, se mantenga al día con la competencia y aumente la rentabilidad. Además, un liderazgo deficiente da como resultado un trabajo desorganizado y empleados que no están seguros de dónde concentrarse. Como resultado, los empleados no respetan ni confían en los gerentes, cuyos sentimientos de insatisfacción aumentan. Por último, los directivos inadecuados suelen tener problemas para aceptar la responsabilidad de sus errores. Por lo tanto, no se enseña responsabilidad a los empleados que también se niegan a aceptar sus errores y trabajar para mejorarlos. Su compromiso disminuye y pueden recurrir al ausentismo.

5. Salarios bajos y beneficios insuficientes

Los beneficios no incluyen sólo el ingreso mensual de un empleado, sino también bonificaciones, vacaciones, seguro médico y recompensas por el máximo desempeño. Si bien las ganancias monetarias no son lo único que les importa a los trabajadores, el 70% dice que dejarían sus trabajos si su salario no fuera el adecuado. Cuando los empleados sienten que están trabajando demasiado y cumpliendo tantas metas pero no reciben la compensación correspondiente, su moral y motivación disminuyen. Las organizaciones deben tener en cuenta que pagar el mínimo mínimo generará un mínimo de esfuerzo y resultados por parte de su fuerza laboral. Además, deben considerar el hecho de que muchos competidores pueden intentar arrebatar a sus mejores empresas haciéndoles una mejor oferta monetaria.

6. Falta de flexibilidad

Durante la pandemia de COVID-19, se pidió a las personas que trabajaran desde casa, una opción que resultó ideal para muchos. Si bien algunos empleadores pidieron a sus trabajadores que regresaran a la oficina a tiempo completo, otros ofrecieron más flexibilidad, permitiéndoles trabajar de forma remota algunas veces al mes. De hecho, el 82% de los participantes en una encuesta admitieron que les gustaría trabajar desde casa una vez a la semana. Además, muchos empleados dejarían sus trabajos para encontrar una opción más flexible. Cuando las personas disfrutan de flexibilidad en el trabajo, pueden organizar sus descansos y comidas, hacer ejercicio durante el día y no tener que soportar el insoportable tráfico de las calles. Y aunque muchas organizaciones temen que trabajar desde casa pueda hacer que los empleados sean menos productivos, esto no podría estar más lejos de la verdad.

7. Deficiencias de diversidad

Todas las personas necesitan sentirse aceptadas y respetadas, sin importar su identidad sexual, religión, raza o habilidades. Cuando los líderes ofrecen un trato preferencial a ciertos empleados sobre otros, se fomenta un ambiente de resentimiento. Algunas personas pueden sentir que necesitan trabajar el doble para conseguir la atención y el reconocimiento de su jefe. También pueden sentir que necesitan exigir igualdad de oportunidades en todas las áreas comerciales. Este comportamiento puede provocar agotamiento y empujar a los empleados a renunciar a sus trabajos en busca de un lugar de trabajo más diverso. Es por eso que las corporaciones deben crear lugares de trabajo iguales y equitativos y ofrecer adaptaciones a los empleados según sus necesidades.

¿Cómo pueden las corporaciones prevenir el desgaste?

Después de reconocer las debilidades, las empresas pueden pasar a buscar soluciones que traten las áreas que contribuyen al desgaste. En primer lugar, los líderes deben analizar las necesidades de su negocio y comprobar si deben realizar nuevas contrataciones en función de sus habilidades duras o si deben ayudar a los empleados actuales a desarrollar sus habilidades blandas. Ayudar a las personas a crecer y evolucionar aumenta el compromiso y la productividad y, por lo tanto, aumenta la rentabilidad. El aprendizaje no debe detenerse una vez finalizado el proceso de incorporación, sino continuar durante todo el recorrido del empleado en una organización. La tutoría también ayudará a los miembros del equipo a observar más de cerca los diferentes roles y decidir su trayectoria profesional. Por último, los líderes deben realizar entrevistas con los empleados para asegurarse de que estén contentos en sus puestos y anotar cualquier problema o queja.

Conclusión

Cuando varios empleados valiosos renuncian a sus trabajos cada año, puede resultar difícil para las empresas reemplazarlos con personas igualmente talentosas. Incluso cuando encuentran miembros capacitados para el equipo, puede llevar algún tiempo capacitarlos y mostrarles cómo deben realizar sus tareas diarias. Como resultado, el éxito corporativo se ralentiza y la dinámica del equipo sigue interrumpiéndose. La estabilidad es crucial para las organizaciones, los empleados y los clientes, ya que fomenta relaciones significativas y confiables. De esta manera, los objetivos personales y comerciales se alcanzan rápidamente y todos obtienen una sensación de satisfacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio