Cómo superar las dudas sobre uno mismo y ser resiliente en el lugar de trabajo

Cómo superar las dudas sobre uno mismo y ser resiliente en el lugar de trabajo

¿Qué es la duda y cómo se manifiesta?

Algunos confunden la duda con la humildad, pensando que no creer firmemente en las propias capacidades es saludable. Sin embargo, la duda es muy diferente, ya que forma una mentalidad que mantiene a las personas atrás y las despoja de su confianza para lograr sus objetivos. Aventurarse en profundidades desconocidas y aceptar nuevas oportunidades puede dar miedo y requerir mucho coraje y poder mental. En lugar de centrarnos en el proceso, algunos de nosotros tendemos a imaginar un resultado posiblemente negativo, y eso es lo que nos llena de dudas. El síndrome del impostor es muy similar a este estado mental y empuja a los empleados a creer que no pertenecen a la posición exitosa en la que se encuentran. Superar las dudas y cualquier pensamiento limitante requiere tiempo y trabajo, pero si los miembros del equipo tienen las herramientas adecuadas, podrán puede hacerlo con éxito.

¿Cuáles son las causas más comunes de dudas?

No recibir la atención que uno anhela mientras crece puede generar sentimientos de duda. Tener que luchar constantemente por el cariño de alguien hace que las personas sientan que no son suficientes para recibirlo. Además, quienes crecen con padres narcisistas tienden a distanciarse de este comportamiento y volverse exactamente lo contrario: inseguros. Por eso puede que les resulte demasiado difícil aceptar los elogios y reconocer sus éxitos. Las personas suelen utilizar las dudas sobre sí mismas como una herramienta de «amor duro» para aumentar su motivación. Si bien esta táctica no es mala, cuando se presenta en forma de críticas duras, conduce al autosabotaje. Por último, los fracasos del pasado pueden afectar negativamente la forma de pensar de uno y hacerle pensar que no puede tener éxito. Temen que por mucho que lo intenten, fracasarán.

7 formas de superar las dudas sobre uno mismo y ganar resiliencia

1. Reconocer las creencias limitantes

Las personas tienen metas y sueños que a veces ignoran y evitan intentar alcanzar. Preguntándose: «¿Por qué estoy haciendo esto?» les ayuda a identificar la causa. Probablemente sea una creencia de que son incapaces o dignos de tal logro. A continuación, es crucial cuestionar la validez de estos pensamientos limitantes. ¿Están respaldadas por hechos reales o son creencias infundadas arraigadas en la duda? Cambiar la mentalidad de pensamientos negativos a positivos no es fácil ni rápido y puede requerir un esfuerzo significativo. Sin embargo, puede cambiar las reglas del juego en lo que respecta a su perspectiva de la vida en general.

2. Practica la autocompasión

Las dudas sobre uno mismo frenan a los empleados, dejándolos con un miedo constante a posibles errores y fracasos. Si bien es fácil mostrar compasión por los demás, es posible que nos resulte difícil comportarnos de manera similar a nosotros mismos. Un estudio mostró una fuerte correlación entre la felicidad, la mejora del bienestar y la autocompasión. Como resultado, experimentan una mayor satisfacción en sus vidas, una mayor autoestima y una mayor resiliencia emocional. Tratarse a uno mismo con amabilidad y cariño inicia un diálogo interno que promueve el pensamiento positivo y elimina las creencias limitantes. Los errores y los fracasos ocurren, pero recordar honrarnos a nosotros mismos sin importar el resultado es crucial para nuestro bienestar y nuestros esfuerzos por superar las dudas.

3. Evite las comparaciones

El ADN humano está hecho para buscar respeto y estatus en los grupos a los que pertenece cada persona. Comparar nuestras habilidades y talentos con los de los demás nos ayuda a posicionarnos entre ellos. Pero siempre hay alguien que lo hace mejor que nosotros en alguna capacidad. Esta persona puede haber adquirido más talentos y experiencia y haber logrado más en su campo, por ejemplo. Cuando un individuo se siente menos que los demás, empieza a dudar de sí mismo. Sin embargo, recuerde que el viaje de cada persona es diferente. En lugar de centrarnos en las fortalezas de los demás, deberíamos centrarnos en nuestras propias vidas y en nuestro paso por la vida y el trabajo. Limitar el uso de las redes sociales ayudará aún más a lograrlo. Tenga en cuenta que muchos suelen compartir allí solo sus aspectos más destacados, no sus aspectos más bajos.

4. Recuerde los logros pasados

Reconocer los triunfos puede resultar más difícil de lo esperado. A través de la autorreflexión, podemos hacer un viaje al pasado y pensar en todas las cosas maravillosas que hemos logrado. Pensar en el fracaso o las desgracias también puede ser una experiencia positiva. No se centre en el fracaso sino en las valiosas lecciones que aprendió durante un incidente y trate de recordar su mentalidad durante un momento exitoso. Quizás estabas estresado y dudando demasiado, pero tus esfuerzos no fueron en vano. Llevar un diario puede ser una gran herramienta para escribir todo y mirarlo cada vez que surgen dudas.

5. Desarrollar una mentalidad de crecimiento

Para superar las dudas y desarrollar una mentalidad de crecimiento, debemos comprender que los reveses no son indicios de que debamos dejar de intentarlo. Incluso pueden servir como un poder motivador para redoblar los esfuerzos y no repetir los mismos errores. No debemos centrarnos en el resultado y tener pensamientos negativos, sino dirigir nuestra atención hacia el proceso. Debemos seguir esforzándonos y desafiándonos para crecer. Además, debemos estar abiertos a comentarios y nuevas ideas que nos ayudarán a evolucionar. Cuando todos nuestros esfuerzos finalmente den resultados, deberíamos tomarnos un momento y disfrutarlo. Felicitarnos a nosotros mismos no es autocomplacencia sino reconocimiento de uno mismo.

6. Invierta en cuidado personal

¿Alguna vez has notado que tu estado de ánimo mejora después de ir al gimnasio o dar un paseo por el parque? La actividad física es un conocido calmante para el estrés que ayuda a eliminar la fatiga y a tratar los síntomas de ansiedad y depresión. De manera similar, una dieta saludable puede afectar el estado de ánimo y ayudar a proteger contra enfermedades. Un cuerpo y una mente sanos tienen más probabilidades de superar las dificultades, independientemente del estrés. Además, es fundamental priorizar el sueño sobre otras actividades. Sin importar los desafíos en el trabajo, dormir bien por la noche mejora el estado de ánimo. Por último, está bien establecer límites con respecto a determinadas actividades y personas.

7. Establezca metas realistas

Establecer objetivos alcanzables, mensurables, relevantes y con plazos determinados nos ayuda a avanzar con confianza en cada paso. De esta manera construimos la autoeficacia. Lograr metas más pequeñas, recibir retroalimentación y construir recuerdos positivos nos hace ascender en la escalera, lo que nos lleva a la resiliencia. No todo el mundo se beneficia de ver el panorama más amplio, ya que puede parecer abrumador e inalcanzable. Centrarse en cada pequeña tarea a la vez nos da tiempo para centrar nuestra atención y asumir la responsabilidad cuando tenemos éxito.

Conclusión

Superar las dudas sobre uno mismo puede resultar intimidante y parecer fuera del alcance de muchos. Sin embargo, adaptarnos a situaciones difíciles y estresantes nos ayuda a desarrollar resiliencia, lo que significa tener la flexibilidad emocional, mental y conductual para enfrentar los desafíos. Este proceso no se completa de la noche a la mañana y pueden llevar años desarrollar esta habilidad. Ser resiliente no significa dejar de sentir estrés, sino superar esta emoción y tener éxito a pesar de las pruebas y tribulaciones que podamos experimentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio