Cómo diseñar una experiencia de gamificación significativa

Cómo diseñar una experiencia de gamificación significativa

Hacer que sus esfuerzos de gamificación cuenten

Aprovechar los elementos del juego fuera del juego no es un concepto nuevo, especialmente en el eLearning. Esta estrategia probada tiene como objetivo aumentar la motivación e involucrar a los estudiantes mientras les ofrece una experiencia única. Cualquier conocimiento nuevo puede convertirse en una aventura divertida y desafiante, desde aplicaciones de fitness hasta plataformas de aprendizaje de idiomas. Los estudiantes se esfuerzan por ganar insignias, acumular puntos para aumentar sus puntuaciones y ascender en la clasificación a medida que desean adquirir más y más recompensas. ¿Pero es esto suficiente para crear una lección gamificada exitosa? ¿Qué pasa si es hora de dejar atrás las recompensas y centrarse en elementos más significativos?

Los alumnos sienten la emoción inicial de ganar insignias y logros, pero después de un tiempo, su entusiasmo se desvanece. Esto crea la necesidad de funciones que dependan de otros factores para motivarlos: funciones que tengan más impacto y es más probable que se mantengan. Además, no siempre es saludable para ellos competir con sus compañeros por las puntuaciones, ya que existe el temor de que se centren más en el rendimiento que en el aprendizaje en sí. Entonces, sin más preámbulos, exploremos algunas formas en que puede incorporar funciones de gamificación significativas que no dependan de puntos y recompensas.

¿Qué es la motivación intrínseca?

La motivación intrínseca es lo que nos impulsa a proceder a hacer algo simplemente porque realmente lo disfrutamos. Si algo nos produce pura alegría y satisfacción, lo hacemos sin necesidad de recompensa, ya que la recompensa es la sensación que nos deja. Teniendo esto en cuenta, si desea ir más allá de las insignias, los puntos y las puntuaciones, puede intentar aprovechar la motivación intrínseca de los alumnos. Primero, puedes intentar darles más control, incorporando niveles en las lecciones y definiendo un propósito claro. A continuación, presentamos 6 funciones que pueden motivar a sus alumnos sin darles la emoción de ganar un premio.

6 funciones de gamificación significativas que no se basan en recompensas

1. Experiencias impulsadas por la narrativa

¿Qué mejor para despertar el interés de tus alumnos que una historia cautivadora? Convierte cada módulo en una aventura donde cada lección desbloquea una parte diferente de la historia. De esta manera, los alumnos querrán avanzar no porque quieran pasar al siguiente nivel, sino porque quieren desentrañar toda la narrativa mientras adquieren conocimientos. Pero, ¿cómo se puede hacer que una historia sea atractiva? Primero, necesitas personajes con los que puedas identificarte, ya sea el protagonista, su amigo leal o un enemigo que intenta ponerlo todo en peligro. Luego, cree giros en la trama e inste a los alumnos a tomar decisiones que eventualmente afecten el resultado de la historia. Esto los involucrará emocionalmente y les ayudará a retener información.

2. Agencia de jugadores

La gamificación otorga control a los alumnos, quienes ahora están a cargo del resultado de cada lección, creando una experiencia de juego que se desarrolla en función de sus preferencias y elecciones. Pueden elegir un personaje, decidir su camino, personalizar elementos del juego, ajustar su ritmo y mucho más, según cómo jueguen y qué prefieran. Aquí es donde la agencia del jugador entra en escena. Los alumnos se dan cuenta de que todo aquello en lo que hacen clic importa e impacta la historia. Dar forma a su propio destino en el curso les da mucha confianza y motivación para desempeñarse mejor y seguir participando en el viaje de aprendizaje.

3. Interacciones sociales

Una gran parte de los juegos se basa en jugar con otros y comunicarse con personas que comparten los mismos intereses que usted. Puede incorporar este elemento al eLearning con funciones de gamificación que fomentan una sensación de comunicación y colaboración en los cursos. Por ejemplo, incorpore funciones multijugador para permitir a los alumnos alcanzar objetivos junto con sus compañeros y alcanzarlos más rápido. No se olvide de las funciones sociales, como el chat en el juego, los foros de discusión y las opciones para embarcarse en misiones conjuntas con sus amigos. De esta manera, el aprendizaje no es una experiencia solitaria.

4. Desarrollo de habilidades

Las lecciones gamificadas no deberían centrarse únicamente en la parte divertida sino también en el aspecto de desarrollo de habilidades. Debe implementar desafíos que los ayuden a mejorar las habilidades deseadas a través de actividades innovadoras y elementos inmersivos, todo a través de una historia convincente. Dependiendo de cuáles sean sus objetivos de aprendizaje, sus alumnos pueden mejorar sus habilidades de resolución de problemas, pensamiento crítico, comunicación, resolución de conflictos o creatividad. Sin embargo, la gamificación no es ideal sólo para las habilidades interpersonales. También puede agregar simulaciones y misiones para capacitar a los alumnos en habilidades técnicas, como gestión de proyectos, análisis de datos, marketing, etc.

5. Seguimiento del progreso

Los alumnos deben tener una idea clara de su progreso, aunque no necesariamente a través de puntos y marcadores. La visualización de su progreso es esencial. Tiene que ser alentador pero no forzarlos a una competencia malsana. Por ejemplo, puedes incorporar porcentajes, como «Obtuviste una puntuación superior al 40 % de las personas que respondieron este cuestionario». Esto les da un impulso de confianza sin revelar quién tuvo un mejor desempeño. Los mensajes dentro del juego también pueden funcionar. Pueden indicar sus logros o mostrar elogios y reconocimiento. En caso de error, estos mensajes pueden ser orientativos y en forma de tips o consejos. Los estudiantes también deberían poder encontrar informes personalizados sobre su desempeño que contengan comentarios ampliados.

6. Ajustar la dificultad

Los desafíos son emocionantes y atractivos, y cuando las personas los completan, se sienten seguros. Pero no olvidemos que debe haber un equilibrio entre agudizar el cerebro y desafiarlo. Las lecciones gamificadas deberían poner a prueba a los alumnos lo suficiente como para mantenerlos interesados, pero no abrumarlos, ya que esto los distrae de adquirir conocimientos. Lo mejor que puedes hacer es, una vez más, dar control a tus alumnos permitiéndoles elegir el nivel de dificultad por sí mismos. La plataforma de aprendizaje puede identificar el nivel de experiencia de cada usuario y, después de la evaluación, recomendar niveles de dificultad que resuenen con sus habilidades y experiencia.

Conclusión

Cuando agrega significado y propósito a los cursos con características de gamificación que no son desalentadoras, permite a los alumnos conectarse con la experiencia a nivel personal. Esto demuestra que las personas pueden encontrar alegría en las cosas incluso si no obtienen recompensas y solo se concentran en adquirir conocimiento y experiencia. Cuantas más características de gamificación significativas implemente en su estrategia, más satisfactoria será la experiencia y se traducirán en resultados exitosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio